Mis secretos

rtirse en el próximo epicentro madrileño, hicimos algunos grandes descubrimientos de los que os iremos informando poco a poco.

Para contarnos confidencias hicimos una parada en un sitio tranquilo y acogedor donde se come realmente bien: Buenas y Santas. Primero conocimos el local que abrieron en Legazpi, a dos pasos del Matadero, pero esta vez fuimos al que abrieron hace poco más de un año en San Bernardo, donde además de las deliciosas empanadas, quiches, ensaladas y pasta, hacen unas pizzas a la parrilla que están para morirse… Cuidado porque la pizza es el nuevo gin tonic y nos amenazan con sucedáneos mediocres y caros por todas partes, pero mientras la explotan hasta hacernos aborrecerla, éste es un buen sitio para disfrutarla en todo su esplendor. Si después de esto os queda un hueco para el postre, es mítico su “panqueque argentino” (una crêpe con dulce de leche), riquísimo pero sólo apto para valientes.

Entre semana tienen menú del día por 10,80€ que incluye dos platos caseros y reconfortantes, bebida y postre, y los sábados tienen un menú especial para dos (con pizza o hamburguesa, empanadillas y postre) por 16,80€ por persona. Si pedís a la carta, os saldrá por unos 20 o 25 euros. La sonrisa y amabilidad exquisita van incluídos en el precio.

Buenas y Santas está en la calle San Bernardo 85, Madrid [Metro San Bernardo]. Teléfono para reservas: 914 454 172 o info@buenasysantas.es. Horario: de lunes a sábado, de 13:30 a 16:30 y de 20 a 23h (viernes y sábado, hasta las 12 de la noche). Cierra

Madrid

loved friend Remedios Vincent. She is the kind of person who not only does have bright ideas, but also makes them happen.

She imagined a place where she could work, create and sell her wonderful jewellery pieces, and found the perfect spot right in the heart of our favorite neighborhood in Madrid: Conde Duque. The space is just beautiful, and so are her pieces.

Remedios gathers antique forgotten objects which no longer fit their original purpose and brings them back to life reconverted into wonderful, unsuspected jewels. One man’s trash is another man’s treasure.

Inside this small magical universe one can’t help but lose track of time admiring each object, wondering about its past life and be delighted by its metamorphosis. Besides jewels, there’s also a great selection of vintage designer clothes and accesories by great designers like Alexander Wang, Yamamoto o Comme des Garçons, which perfectly match her pieces, and some reinvented porcelain items.